Libros Editados

Traductor para este blog

Los libros son las alfombras mágicas de la imaginación. Jorge Luis Borges

miércoles, 10 de junio de 2009

La Isla del destino


¿Cómo he llegado aquí?, estoy perturbada, bajo mis pies descalzos siento la arena cálida.
Camino sin rumbo definido, un vago recuerdo se instala como ráfaga de viento en mi mente, estoy tratando de recordar…
Recordar… no puedo, me duele la cabeza y todo el cuerpo, mis labios resecos han comenzado a sangrar y como barco a la deriva, trato de encontrar el motivo que me ha traído hasta aquí.
El sol ya se oculta y solamente veo el horizonte que se confunde con el cielo, ¡estoy frente al inmenso mar!
¿Qué hago en este sitio? Solitario y sin rastros de vida humana.
Me dejo caer sobre un colchón de hojas, la noche comienza a apoderarse del lugar y quieta con mi cabeza entre mis piernas lloro hasta quedarme dormida.
La luz del sol naciente me envuelve suavemente, creo recordar la tormenta que tuvimos que atravesar con el avión y luego ese ruido estrepitoso que lo hizo caer hasta derrapar los árboles y comenzar a destruirse. Los cuerpos de los pasajeros que se perdían en su vorágine aterrizaje y mi madre ¿adónde está mi madre? Ella venía sentada a mi lado, pido encontrarla con vida.
Los restos del fuselaje están esparcidos por doquier y los cuerpos mutilados me estremecen el alma, pero debo encontrarla.
Pierdo la noción del tiempo, comienza a llover, debo protegerme de las hormigas de este lugar que son peligrosas, ato a mis pies descalzos unas grandes hojas para no lastimarlos más de lo que están.
A lo lejos, sobre un árbol diviso un asiento del avión y una persona atada con el cinturón, intentó trepar pero nunca fui buena para esto, con gran esfuerzo entre el hambre y la desesperación me acerco lo más que puedo y le hablo, ¡ es mi madre! que está quieta por miedo a caer al vacío. La ayudo a bajar lentamente y juntas comenzamos el camino de regreso.
En esa isla, que nos albergó varios días después de la tragedia, en esa playa, en ese lugar inhóspito, una parte de nuestras vidas, que hoy es pasado, se quedó allí.
Fuimos las únicas sobrevivientes de ese desastre, hoy puedo contarlo y agradecer por estar vivas.

Jyosti
01/06/2009

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Páginas vistas en total