Libros Editados

Traductor para este blog

Los libros son las alfombras mágicas de la imaginación. Jorge Luis Borges

jueves, 8 de diciembre de 2011

Carta a Papá Noel (II) - Regálame un corazón


Querido Papá Noel:

Otra Navidad se aproxima y este año mi hijo no podrá escribirte. Me ha solicitado que lo reemplace, me cuesta mucho pero he decidido empuñar un bolígrafo y sobre este papel reciclado comenzar a trazar palabras.

Sé que tu misión es entregar regalos y juguetes y que tienes una gran fábrica en algún lugar, dónde el tiempo transcurre diferente, allí trabajan constantemente para llevárselos a los niños que esperan ilusionados lo que tanto desean y te han pedido por carta.

Se me hace muy difícil continuar, las lágrimas se escapan y transformadas en perlas hacen un collar que no me engalana, simplemente me asfixia de angustia. En la medida que vamos viviendo aceptamos lo que, impensadamente, toca la puerta y entra en nuestros hogares, pero jamás concebimos que sea fatal para un hijo.

Mi niño, ese que siempre te escribió esperanzado de obtener su regalo por haberse portado bien, pasar de grado en el colegio, ayudarme ordenando su cuarto, está en una lista.
No es una simple lista, es la de los que esperan un donante.
¡Cuánto sufro! Mientras escribo rezo, sabes que lo último que se pierde es la fe y la esperanza, pero su tiempo se acorta y estoy desesperada, necesito un milagro.

Él me ha dicho que te escriba, tal como me lo va dictando mientras puede, lo que desea para esta Navidad:
-Este año le he pedido a mamá que te escriba por mí, me cuesta mucho respirar y estar despierto, además veo tantas mangueras que entran en mi pequeño cuerpo que no puedo moverme, pero soy fuerte para que ella no sufra.
Quiero contarte que una tarde salí en la bicicleta que me habías dejado la última Navidad y tuve un fuerte dolor en el medio del pecho, cuando llegué a mi casa casi no podía respirar, recuerdo que mamá se asustó mucho y llamó una ambulancia. Desde ese día me encuentro aquí, no entiendo lo que los doctores dicen, son palabras que todavía no logro comprender, pero mamá y papá están muy tristes.
-Papá Noel, regálame un corazón para dárselo a los cirujanos y lo cambien por el mío que, se ha enfermado mucho, ya no me sirve para seguir viviendo.
Deseo que puedas encontrar mi regalo, mientras lo espero, antes de que mis ojitos se cierren, quisiera ver una sonrisa en el rostro de mamá, pero creo que no puede sonreír, ella deberá aguardar despierta.
Si no logras llegar a tiempo, no te preocupes... el cielo me espera.


Graciela Fioretti – Jyosti
08/12/2011

**Obra registrada**

3 comentarios:

wersi dijo...

Esta vez me has hecho llorar con esta carta. Si la anterior era una realidad latente, esta es impresionante por el tema que presenta. Ojalá a ese niño le llegue su corazón.
Un gran beso.

wersi dijo...

A la espera de ese cuento y de la imagen que has tenido la deferencia de tomar de mi blog..seguro que será muy hermoso.
Besos amiga.

Jyosti dijo...

Es una historia latente, mi ahijada lloró y mi madre también. Me han pedido que ponga finales felices. Creo que hay que expresarse sobre estos temas, porque existen. Un gran saludo... lamento tus lágrimas. Gracias por dejar tu comentario, eres mi fiel seguidora.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Páginas vistas en total